EL SANTUARIO DE LAS APARICIONES REABRE SUS PUERTAS DESDE EL 1 DE ABRIL


Apostolado Mundial de Fátima en España, Delegacion Nacional, informa:

Tres religiosas de la congregación Servidoras del Señor inician el cuidado de las instalaciones de la calle Sor Lucía, que se acondicionaron para albergar a los peregrinos.

La Casa del Inmaculado Corazón de María (como también es conocido el Santuario de las Apariciones), uno de los tres destinos marianos de peregrinación más importantes del mundo, junto con Fátima (Portugal) y Lourdes (Francia), inicia este sábado una nueva etapa con el objetivo de dar cumplimiento al encargo que efectuó la Virgen María a Sor Lucía en la aparición que tuvo lugar el 10 de diciembre de 1925 en el centro religioso situado en el centro histórico: la difusión de la devoción reparadora de los cinco primeros sábados de mes.

El centro de devoción mariano reabre sus puertas después de haber permanecido cerrado nueve meses (en concreto desde el 15 de junio de 2016) para la realización de trabajos de mantenimiento y adecuación de las instalaciones (incluida la adquisición de nuevo mobiliario) para mejorar 20 habitaciones de la antigua hospedería y destinar 40 al nuevo albergue de peregrinos.

 

Devoción Reparadora de los Cinco Primeros Sábados

La parte más notable de la primera Aparición en Pontevedra es la promesa incomparable hecha por Nuestra Señora a todos aquellos que hagan la Devoción Reparadora de los Cinco Primeros Sábados, bajo las condiciones requeridas: “Yo prometo asistirles en la hora de la muerte con todas las Gracias necesarias para la salvación de sus almas.”

Esta gracia asombrosa, de la cual incluso las almas más santas no pueden estar seguras, se promete incondicionalmente a todos aquellos que hagan esta Devoción. Esto sirve como indicación del gran poder de intercesión que Dios ha otorgado a la Santísima Virgen para la salvación de las almas.

El confesor de Lucía le hizo más tarde una serie de preguntas sobre las Apariciones de Pontevedra. Una de las preguntas fue: “¿Por qué cinco sábados y no nueve o siete, en honor de los Dolores de Nuestra Señora?” Luego de recibir las preguntas, ella pidió a Nuestro Señor la ilustrara sobre las respuestas, que unos pocos días más tarde ella dio a su confesor. Esto es lo que ella le escribió:

«Cuando estaba en la capilla con Nuestro Señor, parte de la noche del 29 al 30 de Mayo de 1930 —nosotros sabemos que tenía el hábito de hacer una hora santa de once de la noche hasta la medianoche, especialmente la noche de los jueves, de acuerdo a los pedidos del Sagrado Corazón en Paray‑le‑Monia—. Le hablé sobre las preguntas cuatro y cinco, y repentinamente me sentí más íntimamente dominada por la Presencia Divina y, si no estoy equivocada, esto es lo que me fue revelado:

“Hija Mía, la razón es simple. Hay cinco tipos de ofensas y blasfemias cometidas contra el Inmaculado Corazón de María:

  • Blasfemias contra la Inmaculada Concepción.
  • Blasfemias contra Su Virginidad Perpetua.
  • Blasfemias contra Su Divina Maternidad, al rechazar al mismo tiempo, reconocerla como la Madre de los hombres.
  • Las blasfemias de aquellos que tratan de sembrar públicamente en los corazones de los niños indiferencia o desprecio o aun odio por esta Madre Inmaculada.
  • Las ofensas de aquellos que la ultrajan directamente en Sus Santas Imágenes.

Allí, hija Mía, está la razón por la que el Inmaculado Corazón de María Me inspiró a pedir este pequeño Acto de Reparación y, en consideración a él, a mover Mi Misericordia para perdonar a las almas que han tenido la desgracia de ofenderla. En cuanto a ti, procura incesantemente, por tus oraciones y sacrificios, mover Mi Misericordia con esas pobres almas.”»

Nosotros tenemos, en esta comunicación de Nuestro Señor, una de las ideas más importantes en el Mensaje de Fátima: Desde que Dios decidió manifestar Su Plan de Amor, cual es otorgar Sus Gracias a los hombres por la mediación de la Virgen Inmaculada, resulta que su rechazo a someterse con docilidad a esa Voluntad Divina es un pecado que hiere particularmente Su Corazón, y por el cual Él ya no encuentra en Sí mismo ninguna inclinación a perdonar. Ese pecado aparece imperdonable, pues no hay, en cuanto a lo que a Nuestro Salvador se refiere, ningún crimen más imperdonable que despreciar a Su Santísima Madre y ultrajar Su Inmaculado Corazón, que es el Santuario del Espíritu Santo.


Tlf. de información 638 075 270 – web: www.soldefatima.com

!! Ayúdanos con tu donativo, como voluntario/a y con tus oraciones ¡¡

BANCO POPULAR: ES90 0075 0947 78 0600084683

BANKIA: ES80 2038 1810 57 6000049940

¡¡ muchas gracias por su colaboración con la Virgen!!

En Cristo y Maria, reina y madre de la Divina Voluntad

Este post también está disponible en | This post is also available in: enEnglish (Inglés)

compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *